La dirigencia indígena del CIDOB en conflicto

Escrito por  José Justiniano Lijerón

Desde hacen varios días viene desarrollándose la marcha de campesinos “indígenas” de la CONFEDERACION DE PUEBLOS INDIGENAS DEL ORIENTE BOLIVIANO (CIDOB), desde el Departamento del Beni al norte del país hacia la ciudad de Santa Cruz, y que agrupa según ellos a 34 pueblos indígenas. Organización que fue fundada formalmente el año 1982 y según sus principios se declaran independientes de ingerencia política o religiosa y su norte de lucha principalmente es la defensa de los derechos indígenas, la equidad de género, la solidaridad y la defensa de sus territorios de origen.

Hay que reconocerles que esta organización, fueron actores fundamentales en las movilizaciones y, marchas para pedir se convoque a Asamblea Constituyente, luchas que junto a los demás sectores dieron su fruto, para que dicha demanda se plasmara en la realidad, cuando el gobierno de Evo Morales con muchos contratiempos junto al pueblo en su conjunto, se convocó y se redactó una nueva Constitución Política del estado, donde por primera vez en la vida republicana participaron todos los sectores de la nación , para luego de intensos debates “consensuar” con la derecha una nueva Constitución, que refleja las contradicciones de clase del momento político que vivía el país en ese período.

En referéndum nacional la gran mayoría aprobó la nueva Constitución y sobre todo el compromiso a respetarla.

Durante el periodo de Evo Morales 2005 al 2009, la dirección de la CIDOB, tanto su Presidente A. Chávez B. como el Vicepresidente Pedro Nuni C. (hoy este último es miembro de la directiva de la Cámara de Diputados de la Asamblea Plurinacional), mantuvieron buenas relaciones con el partido gobernante, ambos dirigentes eran parte importante en los actos de proclamaciones y eventos políticos, siendo el Sr. Chávez uno de los oradores principales junto al Presidente Evo en los actos de aprobación de la nueva Constitución, así como en la promulgación de la misma.

El verano de amistad y su “independencia política” de los dirigentes de la CIDOB con el gobierno, duró hasta la aprobación de una ley electoral transitoria, obedeciendo el mandato de la Constitución para ir a nuevas elecciones nacionales en diciembre del 2009, y ahí sólo consiguieron 7 plazas para diputados, en representación de las naciones originarias minoritarias que hoy día los tienen, cifra que no alcanzó para todos los dirigentes. Ellos querían una cuota de 18 plazas para el sector “indígena”, y hoy cuando se comenzó a discutir la nueva ley del régimen electoral para futuras elecciones insisten en 9 plazas más, y esa es la madre del cordero (cuotas de poder) para que resuciten los reclamos y luchas y su “independencia política” de los dirigentes de la CIDOB-

Según el gobierno, y los datos que son de dominio público, los compañeros que se reclaman indígenas y que representa la CIDOB, en ciertos circunscripciones indígenas, alguno de los 7 diputados que hoy día cuentan en la Asamblea Plurinacional, han sido elegidos con 1.000 a 2.000.votos de los Ciudadanos y otros con menos de 1.000 votos, pero hay diputados por ejemplo en la ciudad del Alto en la ciudad de La Paz que para ser elegido Diputado se necesitaron aproximadamente 120.000 votos de los ciudadanos.

La marcha y el conflicto planteado, reivindica que quieren que en la nueva ley, el número de plazas sean ya no 7 sino 18 diputados para este sector. Lo que significa a todas luces un acto de discriminación y oportunismo en contra de otros sectores de sus hermanos de clase, tanto de las ciudades como del campo que no se reclamen ser “indígenas”

Además, piden la dotación de tierras fiscales solamente a los vecinos del lugar o de la zona, otro hecho de discriminación negativa, pues la tierra acaparada por los eternos gamonales y oligarcas, y que no cumplen una función Económica social, deben ser revertidas conforme reza la ley y a esto los dirigentes de la CIDOB, no exigen nada, sólo hablan de las tierras fiscales. Además la tierra es para quien la trabaja personalmente, y ese derecho lo tenemos todos los bolivianos seamos de cualquier lugar del país.

Otra exigencia tan grave como las anteriores, piden que los famosos estatutos sobre autonomía que la derecha aprobó inconstitucionalmente apaleando a campesinos “indígenas”, no sean revisados por la Asamblea Plurinacional y por el tribunal Constitucional conforme lo estipula la ley.

Lamentablemente las principales reivindicaciones de estos dirigentes, son las mismas que la derecha fascista quiere. No es por nada que el Comité Cívico Pro Santa Cruz, exponente de lo más rancio de la derecha cruceña apoya en todos sus términos la marcha de los pueblos indígenas y pareciera que no es una mera casualidad, sino que la “independencia política” de la CIDOB, le funciona para ver sólo sus intereses de grupos sin importarle saber o reconocer que toda lucha implica necesariamente una lucha de clases, entre los que no tienen y son explotados, marginados, humillados, como es el sector al que pertenecen los campesinos “indígenas” junto a sus hermanos de clase, los trabajadores en general de las ciudades, las minas y el campo y los explotadores que lo tienen todo, y son los responsables de tantos años de humillación ,de explotación ,de saqueo de nuestros recursos naturales, responsables del analfabetismo en que vivía nuestro pueblo, del racismo que siempre practicaron y practican como lo sucedido, recientemente, el la ciudad de Sucre el 2008 y también en otras ciudades, donde flagelaron públicamente a nuestros hermanos campesinos y la masacre de Pando..

Todos tenemos el pleno derecho de reivindicar nuestras aspiraciones, más si este gobierno esta sustentado con el voto mayoritario de los pobres y excluidos de este país.

Pero es urgente y necesario no confundir a las bases y por el contrario trasmitir el conocimiento de la necesidad de que la lucha por mejores condiciones de vida, pasa por la lucha y defensa intransigente de nuestros intereses políticos de clase por una nueva sociedad de iguales, y esa lucha tiene que contemplar el de tener la capacidad y la voluntad de interpretar la realidad del momento. Tenemos que diferenciarnos de nuestros enemigos de clase cuando reclamamos nuestros derechos, coincidir con los planteamientos de la derecha , es ser derechistas sin motivo o ser tontos útiles a esa derecha.

Hay que unificar la lucha unitaria en torno a la Central Obrera Boliviana (COB), pero con una condición indispensable, de renovar su dirigencia para que represente verdaderamente los intereses clasistas de los oprimidos y explotados del País y no sólo los intereses inmediatos de grupos o sectores o cuotas de poder.

Luchemos por lo más importante, por que este gobierno no se desvíe en las aspiraciones de las mayorías de avanzar sin tranzar por la construcción de una nueva sociedad antiimperialista y para el pueblo, donde los explotados sean la mayoría en el gobierno y en la Asamblea Legislativa. Luchar hoy para que las leyes que está discutiendo y aprobando el parlamento, reflejen la hegemonía de clase de los oprimidos en general y no de grupos étnicos o culturales, ni tampoco los intereses de la derecha vende patria. Al enemigo le interesa la dispersión de las organizaciones, desde siempre los gringos y sus agentes criollos pretenden dividir a los pueblos a los trabajadores y sus aliados, para así reinar mejor.

* José Justiniano Lijerón es ex Dirigente de la Central Obrera Boliviana (COB)

FUENTE: Aporrea, 30 de junio, 2010

Print/Imprimir