Dolores Cacuango, para que la memoria florezca

Un día mil muriendo, mil reponiendo. Una noche mil naciendo, mil reponiendo. Así es la vida. Tiene Dios así. No vivimos nomás nosotros.

Dolores Cacuango

Foto: Ana Robayo

Por Belén Cevallos

Entre el nacimiento de  Dolores, en 1881, y el año 2017, el tiempo ha ido poniendo velos en la historia. Estos velos suelen ser aún más espesos cuando se trata de las mujeres. Casi desaparecidas, las vidas de las mujeres han pasado al olvido. Si bien Dolores Cacuango ha estado presente en la historia y en la memoria, el relato de su vida también tiene vacíos, agujeros, huecos. Su recorrido está amenazado por el olvido y esa es la razón central por la cual se hizo este trabajo, para que los “mil naciendo”,  los “mil reponiendo” conozcan a este personaje gigante, se quiten los velos y la memoria florezca.

Este dosier, con el que la Oficina Región Andina de la Fundación Rosa Luxemburg relanza su página web, recoge las voces de los hombres y las mujeres que participaron en los lanzamientos de la radionovela Dolores Cacuango, la Pachamama habló por su voz, que se realizaron entre marzo y septiembre de 2017, en Cayambe, Quito, Cuenca, Saraguro y La Paz. Ellas y ellos hacen lecturas nuevas sobre este personaje  y su tiempo.  Así, Karin Gabbert señala el porqué de traer a Dolores Cacuango a la actualidad y establece líneas de conexión entre este personaje  y Rosa Luxemburg. “Ambas lucharon con fuerza y decisión por sus convicciones, sin enriquecerse, sin dejarse tentar por el poder”, dice Karin.

Raquel Rodas, la historiadora que ha dedicado la mitad de su vida a investigar la vida de Dolores,  señala que para ella es la mayor heroína nacional: “Dolores tenía varios estigmas: era mujer, india, pobre y analfabeta. Ella comenzó a luchar desde su experiencia concreta, desde su pensamiento, desde su corazón, que le decía que esa vida que vivía el pueblo indígena no era justa”. Los libros escritos por Raquel sirvieron de base para radionovela.

Leer más.

Nidia Soliz reseña  las lecciones de vida que dejó Dolores Cacuango, su lucha por los derechos políticos, por la educación liberadora, por los derechos de las mujeres y por la organización. Dice Nidia que “Dolores desnudó al poder, se enfrentó a él y fue criminalizada, encarcelada y asediada por ello, pero defendió sus convicciones con firmeza”.

La voz poética y filosófica de Dolores es recuperada por Nina Pacari, quien interpreta las maravillosas metáforas con las que hablaba. “Recogiendo el legado histórico que aprendió y acogió de los mayores que la precedieron, las guardó, reservó y proyectó hacia los pueblos y hacia las organizaciones”.

Floresmilo Simbaña devela la relación  entre el movimiento indígena y la izquierda, señala que se trató de una relación con  momentos en los que hubo una correspondencia entre pares, colaboración mutua, una relación bastante productiva, ya que “tres de los principales líderes indígenas (Dolores entre ellos) estuvieron presentes en la fundación de los dos partidos: el  Socialista y el Comunista”, y concluye que Dolores Cacuango contribuyó al desarrollo de la izquierda ecuatoriana.

Marianela Díaz dice que “la voz de Dolores es una voz indisciplinada, resuena desde los márgenes de los símbolos nacionalistas ecuatorianos”. Esta voz de Dolores posibilita romper con los silencios y los miedos de las mujeres, de los pueblos indígenas.

Por otro lado, Mercedes Prieto valora el esfuerzo de todas las personas que han permitido que hoy conozcamos a Dolores Cacuango, cuando señala que “estas memorias, que cuentan, encuentran y vuelven a contar, son variadas y es, justamente, este carácter diverso y abierto, a ratos polémico y apasionado, el que hace que esta no sea una historia clausurada, sino una llena de vida y de pertinencia para el día de hoy”.

Finalmente, José Ignacio López Vigil nos relata lo que significó la producción de la radionovela y nos cuenta sobre las voces que encarnan a los personajes, la música que acompaña los momentos de intensidad de la vida de Dolores, las lágrimas.

Les invitamos a leer el dosier y a escuchar los 10 capítulos de la radionovela de la vida de una de nuestras madres, de una de nuestras ancestras.

Educar a las niñas indias era una idea que no pasaba por la cabeza de nadie. Por la cabeza de Dolores, sí.

Dolores Cacuango (1881 – 1971)

Recursos audiovisuales

Lanzamiento de la Radionovela

Ver stream en flickr